+54 9 11 3218 8878
hola@mauriciohowlin.com

Por qué fracasó Google +

Gestión de comunidades - Redes Sociales - Marketing online

Por qué fracasó Google +

El 4 de febrero de 2019, Facebook cumplió 15 años. Lejos de ser una niña bonita, desde hace 11 que está consolidada como la principal red social del mundo. El 80% del dinero que mueve la publicidad en Internet pasa por la empresa de Mark Zuckerberg y una de cada tres y media personas en el mundo tiene su perfil en ella. Facebook no sólo es una red social, sino que ante todo es la red social que nos hizo ver el verdadero alcance que podían tener las redes sociales.

Curiosamente, el 4 de febrero de 2019 es también el día oficial de la defunción de Google+. Por supuesto, esto no afectó a Gmail, Drive, GSuite, Maps, YouTube ni todos los demás productos de Google. El problema con Google+ fue desafiar a Facebook en el momento en que era más fuerte.

Google lanzó G+ el 28 de junio de 2011 para reemplazar a la efímera Google Buzz, su primera incursión en redes sociales. Para entonces, ya había conseguido desbancar a Hotmail del trono de los email gratuitos (en buena medida gracias al éxito de los smartphone Android), y quiso hacer una red social que compitiera con Facebook. Pero en una época en que todavía no existía Instagram y Twitter se iba perdiendo en sus propios vicios, Facebook era donde se encontraba prácticamente todo el mundo.

De manera que Google lanzó Plus en el peor momento posible, cosa rara para la gente de Redmond, y fue peor todavía cuando quiso obligar a los usuarios de Android a usarlo. Le salió tan mal como cuando Microsoft integró el Internet Explorer en Windows 98.

Las redes sociales son básicamente economías de red. Cuanto más gente participe en ellas, mayor es el valor que aportan a cada uno. La gracia de estar en una es poder encontrar allí a todos tus amigos, pero si tus amigos ya están en otra parte (y no tienen intenciones de irse de ahí) ¿para qué vas a ir vos?

Imagen de kropekk_pl en Pixabay 

Ahora, si Instagram comenzó a crecer fue porque ofrecía algo distinto a la propuesta de Facebook. Pero Google+ era demasiado parecido. Tenía un diseño más fresco y agradable, pero las novedades que presentaba no eran nada que Facebook no pudiera replicar, como efectivamente lo hizo. Y la gente nunca se enganchó.

Entonces, entrar a Google+ era como hablar por teléfono en la época de Alexander Graham Bell. Los que lo usaban estaban encantados. Pero eran muy pocos.

Así que nada, lo inevitable. Google+ se fue apagando de a poco hasta que finalmente Google tomó la sabia decisión de discontinuarlo. Ahora, cuando tal vez sí el mundo esté necesitando alguien que se le plante a la F, la estrella del que pudo haber sido su gran competidor se apaga. Mala suerte, Google. Seguramente no sea tu última incursión en redes sociales. Veremos la próxima.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *