4 usuarios que sí querés en tu comunidad

Así como el viernes hablamos de los usuarios tóxicos que mejor evitar, hoy vamos a referirnos a los que sí queremos a bordo de nuestro barco. Estos son los usuarios que hacen crecer nuestra comunidad y garantizan una buena experiencia para todos los que forman parte. Ellos son:

El experto

Imagen de kai kalhh en Pixabay

El tipo sabe, de eso no hay dudas. Y no tiene problemas en resolver las preguntas de los demás. ¿Te puede robar protagonismo? Tal vez, pero mientras esta sea tu comunidad te suma. Es posible que con el tiempo se arme la suya propia y te deje, pero mientras tanto, tener alguien que sepa en el grupo nunca está de más.

El colaborador

Imagen de Peggy und Marco Lachmann-Anke en Pixabay

Es un amor de persona. Tal vez no sepa tanto como el experto pero le pone onda. Entra con regularidad al grupo, lee las publicaciones y comenta todo lo que puede. Los demás miembros lo adoran, y él lo disfruta. Gran candidato (junto con el experto) a moderador de tu comunidad.

El preguntón

Imagen de Sophie Janotta en Pixabay

No la tiene tan clara como el experto o el colaborador, pero cuando tiene dudas las canaliza a través de la comunidad. De esa manera pone en movimiento al resto de los miembros, incluyendo expertos y colaboradores, y mantiene la comunidad activa. El complemento perfecto.

El silencioso

Imagen de Robin Higgins en Pixabay

No pregunta, no colabora. Tampoco molesta. No hace nada. Pero está en la comunidad, mira todas las publicaciones y de vez en cuando asoma la cabeza para dejarse ver con un like o un comment. ¿Para que quiero al silencioso? Para hacer crecer al grupo. El silencioso, aunque no participe activamente, ayuda al algoritmo de Facebook a tomar nuestro contenido como relevante, y de esa manera aumentar su alcance orgánico. Nunca subestimes su importancia.

En resumen

Imagen de Pexels en Pixabay

Los miembros activos son el mejor capital de una comunidad. Y el administrador siempre debe estar atento a sus necesidades. Si manejás una comunidad, cuidalos. Ellos te lo van a retribuir. Y si sentís que necesitás ayuda, contactame. Juntos podemos hacer que tu comunidad se convierta en un lugar increíble.


Seguir las reglas

En toda comunidad hay reglas. De hecho, estas son las que hacen posible la convivencia dentro de ellas. El líder de la comunidad (el capitán del barco) debe ser el primero en respetarlas. No se puede ejercer autoridad si se traiciona lo que se predica.

Por otro lado, los amigos del líder de la comunidad (así como sus colaboradores), si de verdad lo son, las tienen que seguir tanto o más que él; de otro modo la comunidad se corrompe. La cultura del “amiguismo” (como se la conoce en Argentina) le ha hecho mucho mal a nuestras sociedades.

Si un miembro de la comunidad rompe las reglas, el líder está obligado a tomar las medidas previstas para castigar esa falta. No importa que sea su mejor amigo, su hermano o su pareja. Si no es capaz de hacerlo, no está capacitado para liderar la comunidad. Es la parte antipática del liderazgo.

Las sanciones, por otro lado, tienen que ser acordes a la falta. Una pena desmesurada es tan contraproducente como una demasiado liviana.

El líder de la comunidad debe ser, en estos casos, un juez imparcial. La correcta aplicación de las sanciones es fundamental para mantener la armonía dentro la comunidad.

Estoy hablando de grupos de Facebook, aunque tal vez no parezca.

La ética también es una herramienta.

Para qué sirve un grupo de Facebook

Más allá de las consideraciones filosóficas sobre el valor de la comunidad (que las hay de sobra, y ya las trataremos), lo cierto es que los grupos de Facebook son al día de hoy una de las herramientas más poderosas para hacer crecer un negocio.

Lo que empezó en su momento como una manera simple de acercar personas con los mismos intereses, evolucionó hasta convertirse en una de las claves de la estrategia de Facebook para el futuro inmediato.

Entonces, y a fines prácticos, ¿para qué sirve un grupo?

Los grupos facilitan el alcance orgánico de tu negocio

En tiempos de competencia salvaje por el alcance de las publicaciones, en los que sin una inversión publicitaria es casi imposible lograr que tu contenido llegue a tu público, los grupos de Facebook son capaces de lograr esta proeza. El actual algoritmo pone el contenido publicado en grupos a los que pertenece el usuario en un primer plano, solamente superado por las publicaciones de contactos.

Los grupos permiten segmentar tu público con precisión

Al manejar un grupo podés determinar a través de la temática elegida qué tipo de público va a llegar hasta él. Por ejemplo, si creás una comunidad de fanáticos de comics de Marvel vas a atraer un tipo de público con intereses comunes muy precisos. Entonces, al elegir qué tipo de contenido ofecerle vas a estar seguro de que tu mensaje llegará solamente a aquellos que tienen interés en oirlo.

Los grupos generan sentido de pertenencia

Si tu grupo publica contenido interesante, está bien manejado y fomenta la interacción sana entre sus miembros, la experiencia de ellos va a ser agradable y van a querer volver. Una y otra vez. Esto hace que antes o después desarrollen un sentido de pertenencia a la comunidad que hará que no solo promuevan tu marca sino que inviten a sus conocidos a participar.

Los grupos te dan autoridad

Como administrador o moderador del grupo, es decir, del espacio donde interactúan, los miembros te van a reconocer como figura de autoridad, y van a ser más permeables a recibir consejos, sugerencias y recomendaciones de tu parte.

Los grupos favorecen la identificación del público con tus valores

Del mismo modo, al reconocerte como autoridad van a identificarse con los valores que propongas, que van a ser los mismos de la comunidad en general. Y esto aplica no solo a vos sino a tu marca. Una comunidad satisfecha es un ejército de evangelizadores que transmiten los beneficios de tu marca al resto de las comunidades en las que participa.

Los grupos te otorgan conocimiento pleno de tu cliente

Por otro lado, al interactuar constantemente con ellos vas a poder saber de primera mano qué les gusta de lo que les ofreces, qué se puede mejorar, qué hay que descartar de plano y por dónde vienen las futuras tendencias. Vas a tener un laboratorio de social media donde poder probar nuevas estrategias antes de sacarlas al mercado, en un ambiente controlado y amigable.

Los grupos generan fidelización

Finalmente, lo más importante de todo. Un grupo no solo te permite conseguir nuevos clientes, sino que logra que los que ya lo son vuelvan a comprarte sin siquiera pensarlo. Su hacés un buen trabajo, los miembros de tu grupo van a estar felices de mantener tu negocio. Porque lo van a ver como una parte de la comunidad. Y para ese momento ya no va a ser solamente tu comunidad. Va a ser la de todos.

Si te gustó este post no dejes de suscribirte al blog. Me encantaría leer tu opinión en los comentarios. Cualquier sugerencia será bien recibida. Nos vemos la próxima!

¿Qué pasa con las invitaciones a grupos de Facebook?

En estos días se está hablando mucho del asunto de las invitaciones en los grupos de Facebook. Lo cierto es que son la manera ideal de llegar a públicos segmentados en nichos altamente específicos, y lograr de manera orgánica mayor alcance que la mejor promoción pagada. Entonces, el manejo de los miembros de grupos en Facebook es clave en la estrategia comercial de mucha gente. Esto hace que los grupos sean el tema del momento.

35289443363_ba89ab15c4_oQué pasa en los grupos.

Todos estamos o hemos estado en un grupo de Facebook. Es la mejor manera de reunir tribus, o dicho de otro modo, de encontrar pares.
En la era previa a Internet (algo así como la prehistoria), encontrar gente con los mismos intereses era ciertamente difícil e implicaba desplazamiento físico. Pero los primeros foros y salas de chat hicieron cambiar dramáticamente esta situación, y así aparecieron las primeras tribus digitales.
Los grupos de Facebook son la evolución de aquellos pioneros de la sociedad digital. Si las redes sociales sirven para conectar a la gente entre sí, los grupos son la herramienta más popular para reunir personas con intereses en común.
Hay dos maneras de entrar en un grupo de Facebook. La primera es pidiendo permiso. Cuando alguien que no es miembro de un grupo llega a la portada del mismo, lo único que puede hacer es ver información y solicitar que lo acepten como miembro. Nada de ver contenidos. Cuando el administrador o un moderador autorizan, entonces sí ya es miembro del grupo.
El conflicto parte de la otra manera: por invitación. Si alguien te invitaba a un grupo solo hacía falta la aprobación del admin o del mod; si era uno de ellos el que te invitaba, ya estabas adentro.
facebook-260818_1280
Lo que cambiará a partir de ahora es que el ingreso a los grupos de Facebook se realizará a través de un sistema de doble consentimiento. Es decir, el admin y el mod seguirán decidiendo quién entra o no a un grupo, pero los miembros nuevos también tendrán que dar su autorización.
Cada vez que te inviten a un grupo recibirás una notificación y un link para aceptar o rechazar. Y recién cuando apruebes comenzarás a ver el contenido del grupo. Y lo que es es más importante, comenzarás a verlo en tu feed.
Esto es una medida hecha para detener el crecimiento artificial de grupos, y de proteger a los usuarios de Facebook de recibir contenido que les resulte irrelevante u ofensivo. Simplemente no vas a ver lo que no te interese ver.

¿Esto es malo?

Acá ya entramos en el terreno de las opiniones. ¿Cuál es la mía? Que no. ¿Por qué?

  • Mantiene tu grupo limpio y bien enfocado. Los grupos son una fuente inmejorable de alcance orgánico hacia nichos específicos. Esto focaliza el alcance. Si en un grupo tengo miembros a los cuales no les interesa el tema convocante, estoy malgastando esfuerzo.
  • Aumenta la calidad del público. ¿Vas a tener menos miembros? No. A lo sumo tendrás menos ingresos nuevos. Pero vas a ganar en calidad de los miembros. Y sabemos que en cuestiones de long tail la la calidad del público importa mucho más que su volumen.
  • Es muchísimo mejor en cuanto a netiquette (que es una palabra viejísima, pero como concepto me encanta). Por ejemplo, yo tengo un grupo dirigido a Emprendedores, y desde el principio quería invitar a determinadas personas a las que admiro, pero la única posibilidad que me daba Facebook era la de sumarlos compulsivamente. De esta manera, yo puedo hacerle saber a la gente que me interesa que tengo un grupo y que me gustaría que formen parte de él, pero sin necesidad de obligarlos a que vean su contenido.
  • Te permite negarte elegantemente. Porque también todos hemos sido invitados a un grupo que no nos interesaba, ahora es simplemente cuestión de rechazar la invitación y listo. Sin complicaciones. Sin explicaciones.

directory-881420_1280
Por todo esto, considero que el nuevo sistema es beneficioso para todos, especialmente para los administradores de grupos. Por supuesto, ya veremos con el tiempo cómo evoluciona esto.
Si tenés algo que agregar, acotar, preguntar, enfatizar, rebatir o relativizar, te invito a que dejes un comentario. Y si querés enterarte cuando publico algo nuevo, no dejes de suscribirte. ¡Nos leemos!